El 6 de julio de 1983, antes de que comenzaran los secuestros y los atentados de los GAL, el CESID, el servicio de espionaje, elaboró un documento, bajo el título ‘Acciones en Francia’ –considerado oficiosamente el acta fundacional de los GAL–, en el que analizaba las posibilidades de actuar en el país galo: «En cualquier circunstancia se considera que la forma de acción más aconsejable es la desaparición por secuestro» y señalaba asimismo que “sólo quien está conduciendo la lucha contra ETA en su conjunto podrá decidir emprender o no este tipo de acciones, pero siempre con el convencimiento de que está pisando un terreno muy resbaladizo y con la conciencia clara de que con ellas se pretende alcanzar una determinada finalidad que es esencial y no alcanzable por ningún otro procedimiento».

 

Enlace: https://drive.google.com/file/d/1aET6sJAVParVdfmx1Tl1DMDGdzKUx14S/view?usp=sharing
Fecha: julio 1983
Fuente: CESID