En París, nadie dudaba que el GAL era una «emanación» del Gobierno español, sistemáticamente negada en Madrid. Entre 1986 y 1988, Mitterrand se vio forzado a gobernar con una mayoría parlamentaria conservadora. Jacques Chirac y sus ministros del Interior, Charles Pasqua y Robert Pandreau, ofrecieron a Felipe González y José Barrionuevo un acuerdo estratégico: «Vosotros enterráis el GAL y nosotros os entregamos a todos los etarras que nos pidáis». Los GAL desaparecieron meses más tarde, en 1987. Comenzó entonces una cooperación policial muy pragmática que dio como resultado el desmantelamiento del «santuario etarra».

Enlace: https://es.scribd.com/fullscreen/21737037?access_key=key-ns8cbx5psr9pqloc8fa
Fecha: octubre 1991
Fuente: ABC